Un buen día por casualidad un compañero del gremio me explica de la existencia de un “traje” de entrenamiento, que por medio de unos electrodos se podía estimular todo el cuerpo a la vez creando tensión en más de 300 músculos a la vez. Y además, que solo 20 minutos eran suficientes para simular dos o tres entrenos de alta intensidad. “Vaya, esto no me cuadra… pensé” pero como antes de haber sido entrenador fui curioso, decidí probarlo.
Para ello contacté con el distribuidor, quien más tarde se ofreció a hacernos una prueba

La sensación al colocarme el traje fue muy buena, ya que en un momento pensé que me pondría ese gel por todo el cuerpo para pegar los electrodos que se usan en los sistemas de electroestimulación. En este caso no fue necesario. En el chaleco ya están los electrodos preparados, con solo mojarlos es suficiente para favorecer a la transmisión de la corriente.
Una vez colocado el chaleco y los electrodos dispuestos comenzamos el trabajo de forma progresiva. Muy importante, “contraer la musculatura de todo el cuerpo” de esta manera contrarrestamos el impulso al entrar la corriente en el vientre muscular.
Fuimos estimulando músculo a músculo empezando por las piernas y glúteos, siguiendo por lumbar, espalda, abdominales, pectorales y por último los brazos. La sensación al principio es muy rara, notas una contracción involuntaria de todo el cuerpo. Los primeros 3 ó 4 minutos hicimos trabajos isométricos (estáticos) para adaptarme a la sensación. Una vez pasada esta fase de adaptación comencé a “disfrutar” del entreno.

En cada contracción se estimulan más de 300 músculos de forma simultánea, el tipo de estimulo es intermitente divididos en 4” de impulso (bipolar) y 4” de relajación.
Ya llevábamos 7´, la intensidad se notaba alta, las pulsaciones rondaban entre 155-160. Siempre manteniendo el feedback le asentía para que aumente la intensidad. Luego de 12 minutos dejamos los movimientos básicos de pie y comencé a experimentar mis límites y el de la máquina (que como no podía ser de otra manera, encontré antes los míos que los de la máquina) Así que comencé a hacer
uso del TRX, gomas, flexiones de brazo, saltos, patadas al aire, etc… Siempre respetando las respectivas pausas del 4×4 y diciéndole que aumente la intensidad a medida que me iba encontrando más cómodo.Acostumbrado a entrenos de alta intensidad debo decir que el entreno es tan duro como cada uno lo pueda asumir. En mi caso me exigí muchísimo por lo cual lo he pagado muy caro, es decir, no había experimentado en mi vida 5 días de agujetas en todo el cuerpo y menos aún habiendo entrenado 17 minutos. Quizás una de las cosas que más me gustaba era pensar en que había hecho un trabajo muy efectivo, implicando de manera directa las fibras rápidas y con un riesgo de lesión tan bajo. Es decir, cuando realizamos un trabajo con una resistencia, sea de pesas, poleas, máquinas, etc… Siempre, en mayor o menor medida hay impacto y sobrecarga articular y tendinosa. De esta manera la articulación queda totalmente libre de sobrecargas, lo cual era una gran noticia para mis rodillas y mi hombro derecho que a veces se me cargan al entrenar muy fuerte.

Dimos por terminado el entreno en el minuto 17. Luego pusimos un programa de estiramientos donde el tipo de onda es diferente. Esta favorece la flexibilidad muscular por medio de impulsos de 1×1. Solo puedo comentar que en 3 minutos gané 10 ó 12 cm de flexibilidad en toda la cadena posterior. Hemos hecho la foto del antes y después para que se vea y es sorprendente!!!

La conclusión de esta experiencia es que fue excelente, triplicar resultados en una tercera parte del tiempo y llevar al mínimo el riesgo de lesión sin tener carga ni impacto articular, creo que no se puede pedir más.
Ya han pasado unos meses desde esta primera sensación y me enorgullece decir que Entrenum es el primer estudio de entrenamiento personal en Barcelona que cuenta con la tecnología Electrofitness para que los clientes lo puedan usar. Estamos muy contentos de estar a la vanguardia de los nuevos sistemas de entrenamiento y poder dar solo lo mejor de lo mejor a nuestros clientes.

Marcelo Fabiano
Director de Entrenum